Primer contacto con el fototrampeo

INTRODUCCIÓN

Hablando con propiedad, el fototrampeo (trailcam en inglés) es una técnica de realización de fotografía sin ser vistos y sin que el fotógrafo tenga que estar presente en el momento de la toma fotográfica. Pero… ¿cuánto se lleva empleando esta técnica? Si atendemos al boom que está teniendo en los últimos años en España, podríamos pensar que esta técnica es relativamente “joven”. Eso es lo que puede parecer, pero realmente las primeras técnicas de fototrampeo y de fotografía nocturna de fauna datan de principios de siglo pasado. Sólo tenéis que buscar al que es considerado como el padre del fototrampeo, George Shiras, y os daréis cuenta de la antigüedad de este modo de obtener instantáneas del medio natural. Claro está, que la tecnología ha evolucionado desde entonces y hoy en día la técnica es mucho más sofisticada. De modo que el fototrampeo actual lo podríamos definir como la toma de fotografías de la fauna a través de sensores que activan la cámara con el paso o movimiento de la fauna.

El empleo de dicha técnica ha permitido la observación de especies que se creían extintas como la Pantera nebulosa (Neofelis nebulosa) o el Leopardo de Amur (Panthera pardus orientalis). En España es una técnica que en sus inicios sirvió para el estudio de los grandes mamíferos como el Lince ibérico (Lynx pardinus), el Lobo ibérico (Canis lupus signatus) y el Oso pardo ibérico (Ursus arctos pyrenaicus), y que está ayudando enormemente a su monitoreo. Además, ha servido para detectar especies exóticas invasoras como el Visón americano (Neovison vison) o el Mapache boreal (Procyon lotor). Y por supuesto para conseguir constatar la presencia de Tejón europeo (Meles meles), Gineta (Genetta genetta), Nutria (Lutra lutra), Gato montés (Felix silvestris) y un largo etc…, tal y como tenéis en el anexo de noticias.

Fototrampeo 2

Garduñas (Martes foina) con la cena.

Entonces, ¿en qué consiste el fototrampeo hoy en día? Debemos tener en cuenta que con el paso de los años, la demanda de la sociedad y la ciencia, el mundo del fototrampeo ha sufrido un gran avance. Fruto de éste, hoy en día la diversidad de cámaras que podemos encontrar en el mercado, así como sus múltiples funciones y características, hacen que estemos ante un mercado en clara expansión y constantes novedades. No obstante, en esta entrada no detallaremos mucho sobre las diferentes cámaras y sus tipos, hablaremos a grandes rasgos sobre esta técnica. Eso sí, debemos tener en cuenta que esta diversidad de cámaras, también la encontramos en los precios. Así, es posible conseguir cámaras con características básicas por poco más de 50 euros y que ya nos permitirían conseguir cierta información del medio. Hasta cámaras que superan los cientos de euros y que permiten obtener un seguimiento instantáneo recibiendo la imagen en directo en nuestro teléfono móvil.

En cuanto a los usos que actualmente se le está dando a esta técnica entre ellos encontramos:

  • Comprobar la presencia o ausencia de una o varias especies.
  • Comprobar la diversidad de especies de un determinado lugar.
  • Cuantificar la abundancia relativa de vertebrados terrestres de una zona.
  • Obtener parámetros de densidad de una determinada especie o especies.
  • Patrones de actividad o patrones comportamentales de una o varias especies.
  • Además en la gestión cinegética, el uso del fototrampeo está a la orden del día para evitar casos de furtivismo, seguimiento de cotos, o monitorización de bebederos y comederos.

 LA CÁMARA

Una cámara “tipo” de fototrampeo tiene los siguientes componentes:

  • Cuerpo de la cámara: Es el todo en el que se encuentran todos los componentes de la cámara. Permite albergar la batería, tarjeta de memoria, protege la tecnología de la cámara y engloba el sistema de lentes, sensores e iluminación en la parte frontal de la misma.
  • Iluminación: El objetivo y razón de ser de una cámara de fototrampeo es la de realizar fotografías tanto de día como de noche, perturbando lo menos posible la conducta de la especie a fotografiar. De día, prácticamente este sistema se puede realizar con cualquier tipo de cámara. Pero por la noche es necesario un flash que ilumine la zona, y que no delate la presencia de la cámara o al menos, que lo haga de la forma más delicada posible. En este apartado encontramos dos tipos predominantes de flashes:

Flash Incandescente: El flash convencional utilizado por las cámaras réflex y compactas. En este caso valdría si queremos destacar patrones de coloración de forma muy nítida o pelaje de animales.

Flash Infrarrojos: En este caso la iluminación la producen LED que emiten una luz en la franja de los 850-890 mm. Es el denominado “Flash invisible” con lo que la interacción con la fauna se reduce enormemente y permite además, reducir el consumo de la batería.

  • Sensores de movimiento: Además de la iluminación anteriormente comentada, otro de los pilares fundamentales de las cámaras de fototrampeo, son el sensor de movimiento.

Sensores de movimiento infrarrojo pasivo PIR (Pasive infrared): Este sensor se activa con los cambios en los rayos infrarrojos que los cuerpos calientes emiten. De modo que su interferencia con la vegetación es relativamente baja.

Sensores de movimiento infrarrojo activo AIR (Active Infrared): Explicándolo de forma fácil, imaginemos una película de robo en la que se atraviesa un láser producido entre un emisor y un receptor. Al atravesar el haz de luz, la conexión entre emisor y receptor se corta y salta el sensor. Menos específica que la anterior ya que permite la interferencia de insectos, polvo, ramas…

  • Batería: Aunque cada cámara tiene un sistema de batería parecido. Todos los dispositivos de fototrampeo tienen un sistema de baterías ya sea a través de pilas o de baterías recargables mediante conexión con la corriente eléctrica. La verdad que hablando de experiencia personal, la batería de la cámara utilizada es realmente alta, llevando con una misma batería de pilas más de 4 meses de funcionamiento. Aun así, es cierto que la duración de la batería siempre va a depender de la calidad de las pilas utilizadas o la batería en sí, el uso diario de la cámara y el tipo de cámara utilizada.
  • Pantalla: Otro de los aspectos a resaltar de este tipo de cámaras, es la presencia o no de una pequeña pantalla. En muchos casos la cámara no presenta pantalla. En otros, la pantalla estará presente para la configuración de la cámara o incluso poder visualizar algunas imágenes tomadas. En la mayoría de los casos, la pantalla no supera las 3 pulgadas.
  • Ranura para tarjeta de memoria: Aunque existan cámaras que tengan una amplia memoria interna, lo normal es tener que incorporar una tarjeta de memoria a nuestro dispositivo para que no tengamos que revisarla muy a menudo. Dependiendo de la cámara, ésta aceptará una tarjeta con mayor o menor capacidad. De este modo la comprobación puede ser rápida al cambiar una tarjeta por otra, perturbando lo mínimo el entorno.

Además de los componentes, las cámaras tienen una serie de características a tener en cuenta a la hora de comprarlas:

  • Resolución: Esta característica indica el detalle de la imagen, es decir, la capacidad de ampliar la imagen y de conseguir una mejor observación. Como en el caso de las cámaras de nuestros teléfonos móviles o cámaras digitales, se mide en píxeles.
  • Híbrida (combinación modo vídeo con modo foto): En el amplio espectro de cámaras de fototrampeo, encontramos cámaras que únicamente pueden hacer fotografías. Aunque ya no es lo habitual. Por otro lado, tendríamos las que son capaces de combinar vídeo y fotografía, previa programación.
  • Campo de detección: En este apartado diferenciamos el campo óptico (el campo de visión que tiene la cámara para obtener la fotografía), campo de detección (área que el sensor puede detectar) y el campo de iluminación (área que puede ser iluminada a través de nuestro sistema de infrarrojos o LED).
  • Velocidad de disparo: Va a estar determinada por la diferencia entre la activación de la cámara y el momento en el que se realiza la fotografía. En algunos casos esta velocidad es de una décima de segundo. A mayor velocidad, más posibilidades para fotografiar al animal. Hay que tener en cuenta que en muchos casos, estos animales pasarán corriendo por delante de la cámara y dependiendo de la velocidad de disparo, habrá veces que no será posible conseguir la preciada instantánea. En muchos casos, la configuración de la cámara nos permite realizar 3 fotografías por disparo, de modo que aumentamos posibilidad de detectar al animal.
  • Velocidad de recuperación: Después de haber realizado la fotografía, la cámara necesita un tiempo para volver a activarse y fotografiar.

CONSIDERACIONES

Evidentemente y salvo raras excepciones, el uso de cámaras de fototrampeo no va a ser “llegar y besar el Santo”. Con anterioridad se ha de hacer un estudio de la zona. No nos referimos a un exhaustivo estudio en detalle, sino más bien, conocer el terreno y encontrar algún posible indicio que evidencia la presencia de la fauna. Aunque a priori parezca complicado, la detección de rastros (huellas, excrementos, letrinas, zonas de paso, dormideros…) se puede hacer más evidente de lo que pueda parecer, después de “patear” la zona donde queremos colocar la cámara.

Una vez encontrados estos posibles puntos de colocación, deberemos hacernos varias preguntas: ¿Hay mucha vegetación que pueda interferir con la cámara? ¿Es posible que se encuentre en una zona de riada con algún episodio de lluvias importante? ¿Está muy a la vista? ¿Es una zona muy transitada? ¿Tenemos una buena zona de sujeción?… En fin, todas las preguntas que puedan afectar al correcto funcionamiento de la cámara.

Así, encontramos una serie de consejos y precauciones a la hora de la colocación:

  1. La cámara debe colocarse en un ángulo entre 90 y 45 grados con respecto al suelo.
  2. Evitar colocarla en una zona con hierbas, ramas o vegetación que con su movimiento puedan interferir en el correcto funcionamiento de la cámara. Aun así, será necesario limpiar la zona de ramas, tallos o formaciones vegetales que puedan interferir en el funcionamiento de la cámara.
  3. Tener en cuenta la situación del sol y las sombras que a lo largo del día se puedan dar en la zona de colocación, así como la salida y puesta del sol.
  4. A la hora colocarla, evitar salir al campo con comida que huela fuerte así como el uso de colonias que perturben la zona de estudio.
  5. El uso de cebos debe estar condicionado por la finalidad del estudio, y siempre ha de estar presente que su uso puede perturbar o modificar el comportamiento de la fauna. Evidentemente en este aspecto, no usar animales vivos como cebo.
  6. Ubicar la cámara en un sistema de coordenadas que permita llegar a ella con facilidad para su comprobación.

Después de saber qué es el fototrampeo a grandes rasgos, de que te pique el gusanillo de comprarte una cámara y conocer bien el terreno, siempre pueden pasar sucesos imprevistos. Como que habiendo colocado la cámara y después de tener todo listo, nos olvidemos de pulsar “On” (hablamos desde la experiencia propia). También puede suceder que sin saber cómo, alguien  se haya enterado de dónde está colocada y casualmente, la cámara desaparezca. O incluso, que no hayamos sujetado con la suficiente firmeza la cámara y siempre haya algún animal que pueda desplazarla y que nos llevemos unos buenos sustos, como suelen hacer algunas veces zorros y jabalíes.

Dependiendo de la finalidad del uso de esta técnica, quizás necesitemos algún atrayente o cebo en la colocación de la cámara. Quizás consigamos un mejor resultado, o un mayor número de fotografías. Pero debemos tener claro cuál es el fin de esta utilización. De modo que intentaremos ceñirnos lo máximo al método de trabajo para conseguir optimizar los resultados sin perturbar en exceso la fauna del entorno con un cebo.


 

Esta entrada ha sido un pequeño acercamiento el mundo del fototrampeo y a la cámara en sí, haciendo uso de diferentes fuentes, experiencias personales y de conocidos. Desde GNature, aplaudimos que la curiosidad por el conocimiento del mundo natural vaya en aumento. Pero también hay que resaltar que una práctica sin una justificación, carece de ética y por supuesto, de sentido. De modo que el uso del fototrampeo debe ser siempre en pos de conseguir una información necesaria para una zona concreta, respetando al máximo el bienestar del animal y actuando de una manera respetuosa con el medio natural.

A propósito, todo el material utilizado en esta entrada es de cosecha propia y siempre intentando perturbar lo mínimo el medio.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s