El desastre del Prestige, 15º Aniversario: Tratamientos para vertidos de petróleo

El 13 de noviembre de 2002, el buque petrolero Prestige enfrenta una terrible tormenta cerca de las costas gallegas (Costa de la Muerte, España), cuyo resultado final fue uno de los mayores desastres ecológicos en la historia del país. Más tarde, en la mañana del 19 de noviembre del mismo año, después de realizar diversas maniobras e intentos por alejarlo  de la costa, el Prestige se partió en dos, hundiéndose y causando un derrame de petróleo que produjo una gran catástrofe ecológica, tanto por la cantidad de contaminantes liberados como por la extensión del área afectada.

Prestige 1

Esquema de los últimos días del «Prestige» y estado del buque petrolero al naufragar en las costas gallegas.

A la hora de estudiar el impacto de desastres producidos por derrames de petróleo es importante ver el origen de estos vertidos. Sorprendentemente,  solo un pequeño porcentaje de todo el petróleo vertido proviene de catástrofes similares al Prestige. El petróleo restante llega al mar por diversas vías, pero el mayor porcentaje proviene de efluentes urbanos e industriales.
Si comparamos la catástrofe del Prestige con la del petrolero Exxon Valdez, uno de los mayores desastres ecológicos de vertidos ocurrido en Alaska en 1989, observamos que la cantidad de petróleo vertido en la segunda fue mucho mayor. Sin embargo, a pesar de esta significativa diferencia, es importante recalcar que las condiciones en las que se produjeron ambos accidentes son muy determinantes en la degradación del producto. Tras analizarlas, observamos que en el Prestige la situación dificultaba notablemente la degradación del fuel, no solo por el tipo de petróleo sino también por las condiciones meteorológicas.
Naturalmente, estos vertidos y derrames afectan negativamente a los organismos marinos, pudiendo causar muerte directa por hipotermia o asfixia, una baja viabilidad de los huevos y diferentes malformaciones. Además, producen una acumulación de hidrocarburos tanto en organismos como en sedimentos marinos, los cuales pueden transferirse por la cadena trófica.

Prestige 2.PNG

El petróleo es un producto natural con el aspecto de líquido viscoso y compuesto principalmente de una mezcla de hidrocarburos insolubles resultante de la conversión anaeróbica de biomasa realizada por microorganismos en condiciones de elevada temperatura y presión. Los hidrocarburos de petróleo se dividen en cuatro clases: saturados (alcanos y cicloalcanos), aromáticos, resinas y asfaltenos. La mayoría de sus componentes son susceptibles a la biodegradación, aunque difieren bastante entre ellos en su facilidad para ser degradados por microorganismos:

  • Hidrocarburos saturados de bajo peso molecular: degradados fácilmente por el mar.
  • Aromáticos con 1-3 anillos: también son relativamente fáciles de degradar.
  • Aromáticos con 4 o más anillos: son resistentes a este proceso.
  • Asfaltenos y resinas: la biodegradabilidad no es bien conocida porque incluso su estructura química no es totalmente conocida.

La alta heterogeneidad de los diferentes tipos de crudos y las distintas clases de productos refinados tienen una influencia decisiva en la tasa de biodegradación.
En el caso del petróleo, este sufre una serie de procesos de degradación secuenciales en el tiempo que se conocen como envejecimiento del petróleo. Durante las primeras semanas después del derrame se dan lugar los procesos físicos de evaporación, emulsión, dispersión y disolución.

Seguidamente, se da paso a la degradación por radiación solar o foto-oxidación (procesos químicos). Y, por último, ocurren los procesos de biodegradación natural llevados a cabo por las bacterias.

Prestige 3.PNG

Cuando tienen lugar estos tipos de desastres ecológicos existen una serie de tratamientos empleados para eliminar los vertidos de petróleo y crudo en aguas marinas, siendo cuatro los más utilizados:

  • Combustión

Consiste en la transformación de los hidrocarburos líquidos en su fase gaseosa, produciendo un fuego controlado para quemar el petróleo en la superficie del mar. Se lleva a cabo in situ y de forma controlada, utilizando barreras de contención a prueba de fuego para rodear la mancha de petróleo, y también en combinación con otros métodos.

  • Dispersión

Se basa en el hecho de que el petróleo se biodegrada más rápido cuando se dispersa. La dispersión natural del petróleo por el movimiento de las olas es lenta, pero se acelera mediante el uso de dispersantes para evitar que el petróleo llegue a las costas, reduciendo el impacto ambiental y el daño en la fauna. Los dispersantes son tensioactivos que se colocan entre el aceite y el agua, reducen la tensión superficial del petróleo y estimulan la emulsión del derrame.

  • Eliminación mecánica sin dispersantes

Se emplean agentes químicos (aglutinantes, modificadores de la elasticidad, emulsionantes) encargados de modificar las propiedades del petróleo para controlar su dispersión y facilitar su eliminación mecánica.

  • Biorremediación

Consiste en el empleo de microorganismos vivos que degradan, de forma natural, los diferentes componentes del petróleo convirtiéndolos en biomasa. Esto ya ocurre de forma natural en el medio, pero puede ser estimulada potenciando esta habilidad de los organismos mediante la adición de nutrientes (N, P, Fe) o mediante microorganismos bioaumentados. Es importante tener en cuenta que la degradación no es exclusiva de una especie en concreto, sino que se trata de colonias de organismos que en su conjunto tienen las enzimas necesarias para la degradación.

Para tratar el vertido del Prestige se utilizaron tanto especies de microorganismo autóctonos como alóctonos si cumplían las siguientes restricciones: no podían ser fotosintéticas, modificadas genéticamente, parasitarias ni productoras de esporas u otro tipo de resistencias.

El éxito del proceso de biorremediación depende de diferentes factores, entre ellos: factores físico-químicos (temperatura, pH o concentración de nutrientes), la formulación biorreparadora (fórmula de microorganismo empleada para la biorremediación), el tipo de petróleo vertido o el lugar de aplicación del tratamiento (respuesta en regiones continentales mejor que en regiones costeras). Aunque se trata de un tratamiento lento que solo se utiliza como solución secundaria ya que el resultado está muy ligado a los factores anteriores, es rápido de aplicar y no interfiere en el ecosistema debido a que solo acelera los procesos naturales.

Desde GNature queremos recordar en su 15º Aniversario el grave impacto que tuvo el derrame de petróleo del Prestige sobre los ecosistemas marinos y costeros de la zona, el trabajo duro de todas las personas que se implicaron para minimizar los efectos de esta gran catástrofe y la importancia que tuvieron en la erradicación del problema los tratamientos anteriormente mencionados, sobre todos la biorremediación.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s