Quitridiomicosis: un gran problema para los anfibios

Los anfibios son muy importantes en gran parte de los ecosistemas, ya que estos tienen diversas posiciones a lo largo de la cadena trófica: mientras que los adultos regulan la población de plagas, los renacuajos pueden ser presas (recursos) de especies de hábitats acuáticos. En esta ocasión os queremos hablar sobre una enfermedad infecciosa, con mucho aún por descubrir, que está siendo una verdadera amenaza para nuestros amigos los anfibios.

Se trata de la quitridiomicosis cutánea, causada por un hongo patógeno llamado Batrachochytrium dendrobatidis (Bd). Esta enfermedad causó en los años ’90 grandes declives de las poblaciones de anfibios, y ha extinguido casi 200 especies en todo el mundo. No hay ninguna otra clase que afronte un declive tan grande como al que se está enfrentando en la actualidad la Clase Amphibia, y estamos ante una causa muy importante de este descenso poblacional.

Este declive no solo se ha dado en zonas que han sido intervenidas por el hombre, sino que también se ha producido en áreas destinadas para la conservación. Es por esto que se han monitoreado las diferentes especies y se han realizado diversas investigaciones que intentan justificar dicho declive poblacional. Una de la conclusiones más relevantes es la acción sinérgica de factores abióticos y bióticos, tales como factores ambientales, destacando la radiación ultravioleta y el cambio climático, y la aparición de enfermedades emergentes, como la quitridiomicosis.

chytrid_fungus

Hongo de la quitridiomicosis (Batrachochytrium dendrobatidis). Foto: trilobiteglassworks©

La distribución de Bd es global, aunque su origen sigue siendo desconocido. Una de las características más llamativas de este patógeno es que es generalista, pues afecta a diversas clases de anfibios asociados a cuerpos de agua en su modo reproductivo.

El agente micótico tiene dos estadios de vida:
    a) Zoosporangio
    b) Zoospora

Se trasmite pues por zoosporas (no tiene reproducción sexual documentada), siendo de meses su persistencia en el medio.

Esto hace que su propagación sea muy fácil, debido a la motilidad de sus zoosporas durante la fase acuática de su ciclo de vida. Es muy importante la temperatura del medio, ya que el crecimiento del hongo patógeno es  dependiente de este factor.

Las lesiones causadas por este hongo en el anfibio son principalmente dérmicas (superficiales), con hiperqueratosis, necrosis focal, edema, etc… que se corresponden con colonias intracelulares dispersas. La acción de Bd tiene lugar en dos fases principales:

1- Colonización de la piel del anfibio por las zoosporas: se pierde el citoplasma en las células epidermicas del hospedador.
2- Invasión de la epidermis: queratinización del epitelio de las patas en las larvas infectadas previas a metamorfosis. Se producen una serie de alteraciones  y desequilibrios en los intercambios que tienen lugar en las células de la piel que lleva finalmente a la muerte de los individuos por paro cardíaco.

Ciclo

Ciclo de Batrachochytrium dendrobatidis (Bd) en anfibios (Foto: Rosenblum et al., 2010©).

Los síntomas de esta enfermedad varían según el estadio de edad del individuo afectado:

  • En larvas los signos están asociados a despigmentación de la región bucal; la morbilidad y mortalidad son muy bajas, pero con efectos subletales por letargia.
  • En adultos la manifestación es múltiple, con signos dérmicos, neuronales, etc.
Mortandad de anfibios en la PI

Anfibios con lesiones causadas por quitridiomicosis (Foto: Stephen J. Price et al. ©).

La principal consecuencia de la quitridiomicosis es que al menos un 41% de las especies están en peligro, especialmente en Centroamérica, El Caribe y Australia. Podemos ver más datos sobre el porcentaje de positivos de Bd en una web creada a partir de una base de datos global en el siguiente enlace.

Ferreret

Ferreret o Sapillo balear (Alytes muletensis). Foto: E. Moragues©

Como buena noticia y un rayo de luz ante esta gran amenaza, en el año 2015 esta enfermedad fue erradicada en Mallorca, lo que nos dice que la eliminación de este hongo patógeno en el medio natural es posible. Para erradicar el hongo, se aplicaron tratamientos antifúngicos a los renacuajos de Sapillo balear o Ferreret (Alytes muletensis), una especie endémica de la isla de Mallorca, y trataron de desinfectar el medio natural.

El éxito de dicho plan fue gracias al efecto combinado de la descontaminación del medio y el tratamiento a los renacuajos. Esta es la primera vez que la quitridiomicosis ha sido eliminada satisfactoriamente en una población silvestre.

Partero

Sapo partero común (Alytes obstetricans). Foto: J. Bosch©

Más recientemente, en 2017, tras tres años de investigación y acción en el medio natural por parte de SOS Anfibios, se han obtenido los primeros resultados. En el Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama se ha reducido la infección en algunas de las masas de agua pobladas por el Sapo partero común (Alytes obstetricans), la que ha sido su especie puntera.

Su acción se ha basado en retirar larvas en el periodo de tiempo en el que la temperatura era beneficiosa para el desarrollo del hongo (invierno). Con esto han conseguido reducir el contagio a las larvas nacidas en la primavera siguiente. Tras su extracción, estas larvas son tratadas en el Centro de Cría en Cautividad de Anfibios Amenazados de la Sierra de Guadarrama, con la intención posterior de devolverlas a su hábitat natural.

Por otro lado, las salamandras y los tritones también se ven afectados por un agente micótico muy parecido al anteriormente mencionado: Batrachochytrium salamandrivorans (Bsal). Se trata de un hongo patógeno cuya reciente introducción en Europa y Norteamérica se ha descrito como una grave amenaza para estas especies de anfibios de ambos continentes, siendo especialmente considerable en Holanda y Bélgica, dónde ha acabado con el 5% de la población original. Además, el impacto también se ha localizado en Asía y América del sur.

Tritones

Dos individuos de tritón alpinos (Ichthyosaura alpestris) afectados por Batrachochytrium salamandrivorans (Bsal). Foto: Annelies Jacobs©

Aunque se estima que divergieron hace aproximadamente 67.3 millones de años, Bsal pertenece al mismo phylum y orden que Bd, compartiendo una morfología extremadamente similar. Se diferencian en su temperatura óptima (entre 10 y 15ºC) y en la existencia de extensiones tubulares derivadas de zoosporas. En cuanto a su ciclo, se asume que es muy similar al de Bd en la piel.

Salamandra

Lesiones de Batrachochytrium salamandrivorans (Bsal) en Salamandra común (Salamandra salamandra). Foto: Mark Blooi©

Principalmente se caracteriza por lesiones en la piel asociadas a la presencia de numerosas colonias intracelulares que se extienden por toda la epidermis y causan necrosis en queratinocitos de zonas adyacentes. No se produce hiperplasia e hiperqueratosis, las cuales si se daban con Bd.

Este agente micótico aún tiene muchos aspectos por explorar, como qué factores hacen que sea específico de salamandras y tritones, cómo se establece y llega a ser mortal, las respuestas inmunológicas efectivas, y cómo coloniza la piel del anfibio, entre otras.

Pero esos no son los únicos estudios aún necesarios para poder actuar sobre esta enfermedad, causada tanto por Bsal como por Bd; sería interesante investigar la biología y mecanismos de infección del patógeno, los portadores y vectores no anfibios y estudiar las áreas con coexistencia de las dos especies.

A veces nos centramos tanto en las malas prácticas del hombre, que para que engañarnos, son reales, y nos olvidamos de otros factores de gran importancia que afectan a las poblaciones silvestres. Uno de estos factores son las enfermedades infecciosas; estas pueden causar grandes descensos poblacionales como en el caso que hemos visto hoy, por lo que no se les puede restar importancia. Cabe destacar que la acción humana, aunque no causante, si que puede potenciarlas, por ejemplo, ayudando a su propagación, por lo que además de tenerlas en cuenta, se debe de tener cuidado y establecer ciertas medidas de actuación y prevención ante ellas.

Os dejamos para finalizar un breve vídeo en el que se habla sobre la enfermedad y algunos métodos que se están investigando para hacerle frente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s